#igualdad

 

 

Inicio > Revista Coopera > Igualdad

 

Igualdades en retroceso

Artículo de opinión de Pilar Desirée González

PILAR DESIRÉE GONZÁLEZTamara’ es un film venezolano estrenado en 2016 y considerado el más taquillero de ese año, por su propuesta sobre la vida de una transgénero que llegó a convertirse en la primera legisladora latinoamericana: Tamara Adrián. Narra los desafíos, sueños y obstáculos por los que atravesó la actual parlamentaria de la Asamblea Nacional de Venezuela (ANV), mostrando los prejuicios sociales pero también la sensibilización humana ante un tema poco visible.

 

Para una sociedad ampliamente conservadora como la venezolana la película y  la legisladora han dado mucho de qué hablar. Desde la indecencia en la defensa de derechos de las personas LGBT en la ANV hasta la prohibición de la proyección de la película en espacios académicos como Universidades dirigidas por jesuítas y Seminario Interdiocesano. Acontecimiento que atrapó la opinión pública, por provenir de importantes universidades en el país, una de ellas, en el ranking de las mejores de Latinoamérica. En mi opinión, la Iglesia católica no es permisiva con ciertos aspectos; sin embargo, resulta paradójico que el concepto de Universidad y la pluralidad de pensamiento estén en sentido contrario. 

 

Otro hecho reciente, y en el mismo tema, tomó centimetraje en varios medios venezolanos: 10 trabajadores de la coordinación de atención a la sexodiversidad del Gobierno del Distrito Capital de Caracas fueron despedidos por razones homofóbicas. La Jefa de Gobierno, de apellido Cestari, funcionaria pública clave de la gestión de Nicolás Maduro (desde hace años), ordenó despedir a los trabajadores bajo el argumento de falta de presupuesto. Lo cierto es que la coordinación cerrada, es una de las más antiguas del ente y tiene presupuesto asignado de acuerdo al Plan Operativo Anual. Medios señalan que Cestari repitió tal acción en otros entes públicos en los que ha trabajado. La homofobia y sus derivados, aún es un tema tabú en Venezuela, así como también la desigualdad de género.

 

A propósito del Día Internacional de la Mujer y de los pasos agigantados que ha (o mejor, hemos) tenido en el desarrollo de la sociedad, en el escenario político sigue predominando el poder masculino, muy característico de países suramericanos. La coalición política de oposición al Gobierno de Nicolás Maduro conformó su nuevo gabinete sin la presencia de una mujer. La ANV tiene nueva directiva con ausencia femenina.  Con todos los aportes que hacemos, seguimos siendo marginadas.

 

La Organización de las Naciones Unidas exhortó a todos los actores a dar el paso por la igualdad de género, por un planeta 50-50 en 2030, para garantizar que el mundo laboral beneficie a todas las mujeres. Tal como señala el Objetivo 5 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ‘Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas’.

 

También recordemos lo que dice el Artículo 2 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: "Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición”.

 

De esta forma se hace énfasis en el derecho que tiene cada ser humano a no ser discriminado por su orientación sexual o su identidad de género. Ante lo que dicen los tratados de derechos humanos y la indigna realidad, hay una brecha inmensa que disminuir en el pensamiento colectivo, sentir  y accionar.  

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
©Cooperastur / Departamento de Comunicación: infocooperastur@gmail.com